martes, 12 de agosto de 2008

SUEÑO AMERICANO por Josué Santiago de la Cruz


(Qué genial es regresar de vacaciones y encontrarme cuentos vuestros en mi mail. Este me parece limpio y afilado. Gracias y bienvenidos de nuevo.)


Jacinto cruzó el río y un desierto. Sufrió hambre y frío. Sobrevivió a la mordedura de una víbora y de pura suerte esquivó una bala que le disparó un oficial fronterizo la noche que pisó territorio estadounidense. Sólo lo animaba el anhelo de alcanzar el Sueño Americano. 
Era ya de madrugada y no traía equipaje. Todo lo perdió en las veredas, hasta a sus acompañantes, comidos por la fatiga, la noche y el olvido.
—Cuando llegues a la carretera —le dijo el abuelo—, sigue caminando y no pienses en volver.
Las luces de la ciudad y el ruido urbano se le metieron en los ojos y cuando quiso regresar había olvidado el camino.

3 comentarios:

Maximus dijo...

A los que cruzan la frontera persiguiendo el sueño americano tiendo a atribuirles cierta ingenuidad infantil. Pero es curioso cómo a veces me parece que yo mismo tengo decenas de estos sueños americanos. Lo peor es que a veces se cumplen... entonce sí que estoy jodido porque... ¿qué frontera habrá que cruzar después?

Flora Isela Chacón dijo...

Muy buen cuento; con toda la carga emocional en tan pocas palabras que acostumbra Josué de la Cruz entregarnos. Mis felicitaciones y ojala siga encontrando aquí textos suyos.
Un abrazo

JOHAN BUSH WALLS dijo...

Bastante inocente el cuentito. El blog está interesante, seguiré leyendo.