lunes, 15 de septiembre de 2008

COMPETENCIA por Miriam Márquez

(Permítanme un poquito de cinismo)

Tras pasar algunos años atrapado en una isla desierta, el náufrago descubre un día un brillo inusual entre la arena. Al acercarse observa que se trata de una botella con un mensaje de socorro de otro superviviente. Indignado, escribe su nombre sobre el de su contrincate y devuelve la botella a dar tumbos entre las olas.

4 comentarios:

Maria Coca dijo...

Pero qué malos somos hasta en los mejores momentos!

Muy bueno.

Besoss

Jovekovic dijo...

Muy bueno.Volveré por este blog, sin duda diferente.
Saludos desde BCN.

NityaYang dijo...

Y habiéndote leído... y habiéndote oido reir... y habiéndote visto escribir... y comer (y comer ;))... y bailar... y habiéndote tenido cerca y aún me sorprendes.
Mil besos, mi nena!
Me ha encantado!

Manuel Trigo dijo...

El otro día yo también encontré una botella con dos nombres superpuestos, pero como eran masculinos, los taché y escribí el mio. Posiblemente lleva ya decenas de nombres, jejeje.

Buena iniciativa. Pasaré por aquí de vez en cuando a leer un poco. Comentar ya lleva más tiempo. No te asustes si no ves muchos comentarios míos, que leer seguiré leyendo.
Podrías poner alguna de tus creaciones en tusrelatos.com Yo tengo algunos allí además de tenerlos en mi web, pues se reciben muchas visitas y se suelen comentar.
Este relato en concreto es muy fresco y toda una sorpresa, como deben ser los relatos. Además, en casos de poco tiempo (siempre) un cuento tan breve invita a leer. Me gusta.