miércoles, 19 de noviembre de 2008

EXTRATERRESTRES VII por Miriam Márquez


-Es verdad que es bonito- dice el marcianito verde de antenas cogiendo con esmero la bola de cristal que le ha traído su compañero de la Tierra- pero no termino de entender qué es.
-Pues muchos humanos tienen de éstas en sus casas- responde el otro observando también con detenimiento la burbuja transparente con el muñeco de nieve dentro, el trineo, los dos niños patinando, el árbol de Navidad.
De pronto, la nave espacial pilla un bache interestelar y de algún escondite secreto aparecen millones de copos minúsculos.
-Ooooooooooh- exclaman los extraterrestres al ver el remolino blanco. -¡¡También nieva allá dentro!!

2 comentarios:

Maria Coca dijo...

La sorpresa de una realidad compartida. Los pobres marcianos nunca podrán cansarse de observar.

Besoss

Manuel Trigo dijo...

Hola de nuevo.
Me alegra saber que a los marcianitos verdes de antenas les gustan las bolas de nieve. Compraré una para ganárme su amistad cuando nos invadan, jajaja.
Este no es el mejor de tus relatos de marcianitos, pero también está bien.