martes, 11 de enero de 2011

LA REVOLUCIÓN


“La convocatoria ha sido un éxito”, garabateaba un periodista en su libreta desde un balcón. No muy lejos, yo asomaba la cabeza sobre el tejado para ver discretamente el gentío. Descubrí a la bailarina del joyero, erguida orgullosa, sin girar, en la palma de la mano de un simpatizante. También al unicornio, que había abandonado su tiovivo por primera vez en treinta años. Me enterneció divisar, entonando consignas como locos, al muñeco del semáforo, a la chincheta del mapa y al globo de helio sin niño. A mi lado se posó el cuco fugitivo. A la hora en punto hizo ademán de cantar, pero se mordió la lengua y salió volando hacia Poniente. “Libertad”, gritaban los manifestantes, y se les inflamaba el pecho y las mejillas.

Confieso que durante un instante deseé yo también librarme de mis espolones de forja, probar estas alas inútiles de gallo viejo. Afortunadamente fue sólo un segundo. Después cambió el viento y me obligó a mirar en dirección contraria.



(La ilustración es obra del artista Antonio Mingote).

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Ay, las veletas.... Siempre buscando excusas para no hacer la revolución.... Muy agudo tu textito. Quique.

Lucía dijo...

La revolución la ha hecho precisamente al no sucumbir a la corriente; al negarse su propia esencia de veleta. O así lo quiero interpretar...

R.A. dijo...

Aquí también juraría que dejé un comentario pero lo mismo...
Te decía que hast alos seres de fantasia e inanimados se rebelna por tu ausencia y quieren que regreses.

Un micro estupendo.

Un abrazo

Maria Coca dijo...

Pero qué bueno!!!!!!!

Enhorabuena. Me parece un micro muy imaginativo y con mucha fuerza.

Besoss

Elisa dijo...

Precioso, Miriam, con eso de que tu feed sigue en rebeldía se me había pasado el micro. Rebosa humor, imaginación y frescura, lo cual tampoco es ninguna novedad.

Kum* dijo...

Fantástico, Miriam. Llenito de imágenes, de sensaciones... Ni siquiera necesitaba de un final tan contundente y, sin embargo, lo tiene. Perfecto.

Enhorabuena. Te haces desear, pero cuando vienes,... vienes.

(Maldita sea, sigo sin enterarme de cuándo publicas...)

Un beso revolucionario.

Miriam M. dijo...

María, Elisa, Kum, ahora mismo me voy a darme una vuelta por vuestros territorios!!! Besos

Puri dijo...

Un bonito canto a la libertad, una lástima que el gallo no se anime a unirse a ellos...
Me ha gustado tu blog, a ver si paso por aquí con más tiempo.
un abrazo

Carmen Troncoso dijo...

Increible y con una sutileza de relojero, que buen blog que tienes, felicitaciones!

William Ernest Fleming dijo...

Magnifico me encantan las ilustraciones que acompañan.