sábado, 5 de julio de 2008

ÚLTIMA NOCHE por Miriam Márquez


(Prometo reformarme y empezar a escribir cosas alegres)

Por más que se arrepintió y luchó contra la lavadora, el centrifugado había arrancado ya su olor de las sábanas.

1 comentario:

Manuel Trigo dijo...

Veo que te gustó el hyperbreve de Hemingway, jejeje. Si el viejo levantase la cabeza y viese que le superas...